martes, agosto 24, 2010

La herida __ Luis G. Urbina.


¿Qué si me duele? Un poco; te confieso  
que me heriste a traición; mas por fortuna, 
tras el rapto de ira vino una  
dulce resignación.... Pasó el exceso. 
   

¿Sufrir? ¿Llorar? ¿Morir? ¿Quién piensa en eso? 
El amor es un huésped que importuna; 
mírame como estoy, ya sin ninguna  
tristeza que decirte. Dame un beso. 
   

Así, muy bien; perdóname, fui un loco;  
tú me curaste –gracias-, y ya puedo 
saber lo que imagino y lo que toco.  
   

En la herida que hiciste, pon el dedo.
¿Qué si me duele? Sí; me duele un poco,  
mas no mata el dolor.... No tengas miedo.
   

1 comentario:

Alma Cervantes dijo...

Hermoso silencio del viento que se traduce en versos, gracias por cpmpartir sentimientos hechos poemas

Un Saludo desde Aquí a la Distancia